En el año 2005 las noticias en El Salvador hablaban sobre un niño “genio” nacido en una humilde familia. Con apenas 4 años de edad, el pequeño ya tenía conocimientos sobre las distintas ramas del saber. Aprendió a leer a los 2 años y a los cuatro ya estudiaba en el programa jóvenes talento de la Universidad de El Salvador. Ahí resolvía problemas de física, química y matemáticas avanzada. Decía las capitales de todo el mundo y conocía sobre las obras de Picasso, Van Gogh y Rembrandt.

Un 15 de septiembre en la plaza Libertad recitó la oración a la bandera y en
un gesto de admiración lo abrazó el presidente y los ministros. Todos querían salir en la foto con el pequeño genio. Eran tantos los reportajes que querían andarlo en las campañas políticas, al final le brindaron una beca de estudios en un colegio muy prestigioso.

En el 2012, siete años más tarde las noticias ya no eran las mismas. Nadie lo recordaba, ni entendía qué había pasado con el niño brillante. Un nuevo reportaje revelaba claramente que el desconocimiento, los mitos, los prejuicios, el olvido y la falta de orientación en relación a la alta capacidad, estaban socavando la autoestima del niño genio.

Ya no era tan brillante, los relatos hacían referencia a la disincronía propia
de un niño superdotado. Su grafía era mala, pero sus notas eran altas, distraído, sucio, descuidado de su apariencia personal. La condición económica y su alto potencial eran motivos para no ser aceptado por sus compañeros quienes eran de un alto nivel económico.

Ya no iba más a la universidad, estaba claro que no era un niño de alto rendimiento. La frustración de su padre era evidente al darse cuenta que ya nadie se preocupaba por él. Poco a poco lo iban abandonando, las personas se acercaban con motivo de curiosidad solo para ponerlo a prueba, lo que lo hacia sentir como una persona rara. Pareciera que este relato es sacado de un cuento, pero no es así. Lo que pasó con el niño genio de El Salvador es real y sigue pasando con muchos niños y niñas.

¿A quién deberíamos de culpar? a sus padres, a los maestros por el desconocimiento, a sus compañeros por el bullying, al gobierno, a los ministros de educación por no saber cómo atender a estos niños…

El poco interés que los gobiernos han tenido con respecto a las mentes brillantes nos pasan la factura. Prueba de ello es la escasez de científicos, la ausencia de premios Nobel, los pocos artistas reconocidos en artes, la pintura, la música y el teatro. En los últimos años se han hecho importantes investigaciones que demuestran que la superdotación es una capacidad compleja y diversa es por ello, que las necesidades educativas de los estudiantes con aptitudes sobresalientes deben ser atendidas para su desarrollo pleno.

El Art. 35 de la Ley de Educación Especial hace referencia a la educación especial para los estudiantes con necesidades educativas por limitaciones y por aptitudes sobresalientes. Si tomamos de referencia que la educación de personas con necesidades educativas especiales la ofrecen las instituciones especializadas y las aulas de apoyo en centros educativos regulares y que de acuerdo con las necesidades del educando, la atención se realizará con especialistas o maestros capacitados. Hasta ahora no hay ningún programa especial enfocado a las necesidades educativas de los estudiantes con aptitudes sobresalientes.

Las escuelas especiales brindan servicios educativos dentro de la jornada normal a la población cuyas condición no le permite integrarse a la escuela regular. En El Salvador existen centros especializados para las personas con limitaciones pero se han olvidando del alumnado con altas capacidades.

Uno de los errores que se ha cometido es creer que todos los estudiantes con altas capacidades son de alto rendimiento y que no necesitan ayuda. Se asume que la alta capacidad es sinónimo de éxito o que estos niños y niñas se deberían de someter a rigurosos cursos extracurriculares. Muchos se olvidan de su infancia, sin tomar en cuenta que las capacidades intelectuales son múltiples. Por ejemplo un estudiante con síndrome de down recibe adecuaciones curriculares en su propio centro escolar que se especializa para desarrollar su potencial, en altas capacidades debería de suceder lo mismo.

Más del 10% de la población salvadoreña tienen altas capacidades, pero no basta con tener un alto potencial. Si no se brindan las oportunidades educativas adecuadas a los niños y niñas con altas capacidades, El Salvador seguirá perdiendo a sus niños genios.

Aclarando que la etiqueta “genio” recae sobre los hombros de un niño con altas capacidades estigmatizándolo como si éste tuviera que convertirse a la fuerza en una genialidad o en un reconocido talento. Las personas con altas capacidades necesitan ser aceptados, comprendidos y estimulados adecuadamente para ser felices y no para ser explotados por sus capacidades.


Bibliografía

Krishna Zepeda, el niño genio de El Salvador. (2017). Retrieved 29 August 2020, from https://www.laprensagrafica.com/opinion/Krishna-Zepeda-el-nino-genio-de-El-Salvador-20170720-0085.html

Audio visuales UCA Serie: Personajes / Personajes sobresalientes Emisión: 18 de agosto de 2005 Con apenas 4 años de edad, este pequeño posee conocimientos sobre las distintas ramas del saber. Retrieved 29 August 2020, from https://www.youtube.com/watch?v=Sty-J3Byqlk&t=18s

Chávez, C. (2020). Un niño genio en El Salvador. Retrieved 29 August 2020, from https://www.academia.edu/33907406/Un_ni

Publicaciones:

Altas Capacidades El Salvador
Evelyn Campos

2 pensamientos sobre “El Salvador y la pérdida de sus genios

  1. Pienso, que como País, nadie se ha especializado en la atención de niños con CI altos.El caso de Khrisna, No se le dio continuidad a su preparación. Su estado emocional era como el de cualquier niño, El desarrollo de su memoria era extraordinario; no así su psicomotricidad fina que a esa edad es normal. Habría que haber tenido estudios de como hacer mas funcional los neuroceptores del niño y experiencia en saber como hacer nacer su ingenio.

  2. Es lamentable y por eso no progresamos como nación, considero que el gobierno debe apostarle a darle el apoyo requerido a estos niños proveyéndoles los recursos que esta clase de niños necesita ( Un lugar de estudios apto para ellos, maestros especializados, etc ) Además de esto continuar con el apoyo requerido para explotar el potencial de estos pequeños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.