mayo 12, 2021

Gifted and Talent

Fundación Altas Capacidades El Salvador

6 razones por las que un estudiante con altas capacidades no encaja en el sistema educativo tradicional

6 minutos de lectura

Steve Jobs era un niño rebelde, ponía tachuelas en los asientos de sus maestros. Su maestra de cuarto grado lo observó y se dio cuenta que tenía un gran potencial. Fue referido al departamento de psicología donde le descubrieron altas capacidades intelectuales. Sus padres adoptivos decidieron llevarlo a otra escuela, más tarde fundaría su propia compañía multimillonaria.

Los estudiantes con altas capacidades intelectuales rápidamente se hacen notar cuando son sometidos al sistema educativo tradicional. Muchos padres esperamos que nuestros hijos se comporten como los demás, queremos que sean grandes genios, que destaquen, pero los sometemos a un sistema educativo que pronto acabará con estas capacidades.

6 cosas que a los estudiantes con altas capacidades no le gusta del sistema educativo tradicional:  

1. La repetición de contenidos

El currículo educativo que se desarrolla está basado en la repetición de contenidos. ¿Cuántas veces en primaria un niño tuvo que hacer la tarea del árbol genealógico? ¿Cuántas tareas del sistema solar o los planetas? o ¿Tareas sobre la suma?

En el sistema educativo nacional los números ordinales del 1° al 9° se enseñan en primer grado luego, en según del 10° al 20° y en tercer grado hasta el 30°. Muchos temas están estructurados de la misma forma desde el más simple al más complejo. Este método funciona para la mayoría de los estudiantes que deben recordar este tipo de conceptos hasta fijarlos en su aprendizaje, pero para los estudiantes con altas capacidades es diferente.

¿Qué pasa con un estudiante con altas capacidades? Probablemente en primer grado entendió el tema de los números ordinales hasta llegar a comprender qué sigue después del 9° número, cómo se leen o cómo se escribe, para cuando llegue a tercer grado él estará aburrido del tema. Pronto lo llamarán despistado porque se habrá embargado en su mundo interior donde imagina muchas cosas que desea aprender.

2. Adelantarse significa más trabajo

Muchos niños y niñas con altas capacidades especialmente en los primeros años de escuela demuestran una capacidad sorprendente de aprendizaje. Comprenden y razonan los contenidos muchas veces casi sin explicación. Cuando el profesor pegunta, ellos son los primeros en contestar, hacen preguntas más profundas y logran terminar la actividad antes que el grupo.

Cuando un estudiante se adelanta al contenido y el docente nota que ha terminado lo más común es colocar más trabajo del mismo tema; interpretando que con esto el estudiante estará más desafiado. El niño o niña rápidamente se da cuenta que es un castigo; él no quiere más trabajo, quiera aprender nuevas cosas. Esto le provoca un conflicto interno que lo desmotiva.

Las clase extra de matemática y las extracurriculares pueden también ser interpretados como castigos. Cuando se sobresatura a un niño con demasiadas cosas, aunque sea de altas capacidades se sentirá agobiado y de un niño brillante pasará a un adulto frustrado.  

3. Transcribir texto, hacer planas y hacer márgenes:

Una de las características de las altas capacidades es el desarrollo asíncrono. Significa que algunos estudiantes procesan demasiado rápido la información a un nivel de una edad más avanzada, pero su motricidad para la escritura está limitada a su edad física. Por ejemplo, un niño de 7 años puede resolver problemas mentales de matemática y ponerse a la altura de un niño de 10 o más edad, el problema se complica cuando se le pide escribir en papel el procedimiento, su capacidad de escritura está limitada por la edad de 7 años o incluso podría ser de menos edad.

Para la mente de un estudiante con altas capacidades hacer planas, dibujar márgenes, transcribir de la pizarra o tomar dictados es el acto de mayor aburrimiento y frustración. Rápidamente se da cuenta que no está aprendiendo nada nuevo. Muchos docentes han identificado a estudiantes que se duermen en las explicaciones, frecuentemente observan una letra ilegible o ausencia de la clase en los cuadernos de estos estudiantes, sin embargo; cuando se les pregunta sobre el tema son capaces de contestar acertadamente.

4. Trabajos en grupo.

Una de la característica de los estudiantes con altas capacidades es ser perfeccionistas. Los trabajos en grupo se vuelven verdaderos problemas para ellos. Cuando un tema es asignado probablemente ya tengan una idea de cómo solucionarlo, tienen la capacidad para dar las respuestas más rápido que el resto del grupo.

La perfección con la que desean terminar un trabajo los lleva a conflictos entre sus compañeros y terminan haciendo ellos solos el trabajo. Este no es un acto egoísta como muchos docentes lo quieren ver. Incluirlos resulta beneficioso para los demás, porque ellos son capaces de compartir el conocimiento, pero rápidamente se dan cuenta que muchos se aprovechan de ellos; que solo son usados para asegurar una nota, sin que los demás tengan que trabajar.

5. Que los pongan a prueba

Los estudiantes con altas capacidades son personas que procesan de forma diferente la información, su capacidad cognitiva está muy desarrollada, esto no significa que sean súper humanos o personas raras. Frecuentemente se le pone a prueba para saber cuánto saben de un tema. Cuando un docente se da cuenta de la facilidad con la que aprueban un examen probablemente no lo relacione a sus capacidades, muchas veces los ponen a prueba con exámenes más complejos; aludiendo que posiblemente han copiado. Al enfrentarse a estos eventos los estudiantes con altas capacidades van normalizando sus capacidades para pasar desapercibidos en un sistema educativo que los cuestiona de manera negativa, son estudiantes que por lo general se acostumbran a no estudiar y van pasando de grado sin mayores desafíos, desarrollando malos hábitos de estudio.      

6. Que un docente no esté preparado para desarrollar un tema.

Los estudiantes con altas capacidades tienen un pensamiento crítico más desarrollado; son capaces de percibir con facilidad un error ortográfico, gramatical o incluso notar cuando un profesor no está preparado para impartir un contenido. Esto puede provocar que el estudiante pierda el interés en la clase. Muchos se atreven a dar sus puntos de vistas y a corregir al docente; lastimosamente, estas reacciones pueden parecer altaneras o pretenciosas para el docente.   

Los estudiantes con altas capacidades tienen necesidades educativas especiales. Cuando se desconocen sus características son fácil etiquetar con diagnósticos erróneos que marcarán de forma negativa su potencial. Los padres no solamente habrán perdido a su hijo o hija, la sociedad y la humanidad habrán perdido una mente brillante.


Bibliografía:

  • Rodríguez Tumbaco, T. S. (2019). Programa psicopedagógico para el desarrollo asincrónico en el área motriz en niños de 4 a 6 años con altas capacidades (Bachelor’s thesis, Quito: Universidad de las Américas, 2019).
  • Pontón, M. L., & Fernández, S. (2001). Problemática educativa del alumnado de altas capacidades. Análisis de las percepciones de familias y educadores. REOP-Revista Española de Orientación y Psicopedagogía12(22), 223-245.
  • Tourón, J. (2008). La educación de los más capaces: un reto educativo y social. Revista española de pedagogía66(240), 197-202.
Altas Capacidades El Salvador
Evelyn Campos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.