abril 18, 2021

Gifted and Talent

Fundación Altas Capacidades El Salvador

¿Cómo decirle que tiene altas capacidades?

6 minutos de lectura

Algunos creen que no es bueno decirle a los niños o adolescentes que tienen altas capacidades, porque entonces se volverá soberbio y engreídos, o que si se lo dicen lo van a etiquetar, o que para qué decírselo si no es relevante. El siguiente relato es uno de muchos testimonios sobre personas adultas que han tenido toda su vida dificultades por no saber que tenían altas capacidades:

Historia de Luis

Luis con apenas dos años, tenía una curiosidad natural que le llevó a aprender a leer los anuncios y rótulos que aparecían en la televisión. Asoció muy pronto sonidos y grafías consiguiendo memorizar los nombres de presentadores y personajes que salían en la televisión, así como las direcciones de calles y matriculas de vehículos. Muy pronto, sus padres le dieron el periódico, verlo leer les causaba orgullo y se ganaba la admiración de sus vecinos que lo veían como un pequeño sabio que podría llegar a tener un gran futuro.

A los seis años sus padres no podían entender por qué su hijo no jugaba con otros niños. A él solo le gustaba leer y la radio, pronto se convirtió en un locutor aficionado que narraba partidos de futbol. Su afición para él era lo máximo pero sus compañeros se burlaban, para ellos era el “tonto del micrófono”, lo que hizo que se comenzara a sentirse raro y excluido ante los demás.

A pesar de que sus compañeros sentían cierta admiración por él, porque siempre obtenía las mejores calificaciones con solo leer el temario un día anterior; no le resultaba fácil relacionarse con los demás, seguía sintiéndose diferente con miedo a las burlas y al rechazo, relacionándose con muy pocos amigos. En su adolescencia comenzó a reprobar algunas asignaturas y dejar de destacar en el ámbito académico. Realmente, no había aprendido a estudiar, porque todo anteriormente le había resultado tan fácil en sus primeros años, cuando se presentaba a un examen no sabía cómo actuar, su autoestima estaba mal pensando que realmente era un torpe.

El dolor, la soledad y la sensación de padecer de algún defecto le causaron una fuerte depresión. Empezó a aislarse y a vivir en su propio mundo, un mundo de voces, sueños y nombres.

Luis hasta los 44 años se dio cuenta que tenía altas capacidades con mucha tristeza, supo que la causa de sus bloqueos mentales se debía al desconocimiento de sus capacidades, a la falta de identificación y una inadecuada educación para desarrollar su potencial.

¿Cómo decirle a mi hijo que tiene altas capacidades?

La decisión más correcta y enriquecedora es que los niños y niñas con altas capacidades crezcan y se desarrolle sabiendo que tiene algo que marca ciertas diferencias con respecto a la mayoría de los demás. Eso no quiere decir que sea más o peor.

El niño con altas capacidades a medida que va creciendo se enfrentará a situación que para él o los demás puede ser incomprendidas y esto puede causarle algunas dificultades. La intensidad emocional, las disincronías, el pensamiento crítico avanzado y sus intereses empezarán a notarse en relación con sus compañeros. No recibir la orientación necesaria a tiempo puede provocar grandes trastornos de personalidad, distorsiones cognitivas y otras patologías.

La comprensión de las altas capacidades puede ser complicada tanto para los padres como para los niños. Los niños con altas capacidades intuyen que son diferentes, confirmarlo les puede provocar también confusión y ansiedad por lo que hay que ser prudentes en lo que se les va a decir.

Hablar sobre sus diferencias representa algo esencial para su autoconocimiento, para su comprensión del mundo, para poder construir su autoestima, al ocultarles esta información le estamos negando el derecho a saber quién es. Saber que se tiene altas capacidades les alejará del miedo a la diferencia, les tranquilizará y les apoyará en su propia individualidad.

Se bebe tomar en cuenta que al decirle, el niño rápidamente formará sus propias impresiones y pueden preguntarse si esto los hace diferentes, o más inteligentes, o más raros, o mejores que los otros niños. Pueden preocuparse por si se convertirán en menos populares o recibirán burlas o serán víctimas de bullying. Quizá, incluso, quieran dejar de tener altas capacidades por completo y con ello hacer muchas preguntas

¿Cómo decírselo?

Dependerá de la edad; no es necesario decirle directamente tienes altas capacidades lo importante es reflexionar sobre sus puntos fuertes y puntos débiles. Con los niños más pequeños se puede hacer a través de cuentos, películas o historias, el objetivo de la reflexión debe ser explicar que todos somos diferentes y que tenemos un propósito en la vida es necesario llevar a los niños a sensibilizarse con la diversidad y hacer que ellos aprendan a aceptar sus diferencias y también la de los demás.

En el caso del adolescente con altas capacidades probablemente haya desarrollado una personalidad hostil especialmente si durante la niñez se sintió a menudo aislado, incomprendido por su entorno y en un ambiente de rechazo, la adolescencia le puede causar un trauma mucho más importante que para el resto de sus compañeros. Lo mejor será hacer un plan de vida, trazarse metas y objetivos en la vida para ayudarle a superar todos estos miedos y bloqueos.

Los padres que recién descubren que su hijo o hija tiene altas capacidades deberán de buscar la ayuda idónea para atender sus necesidades tanto emocionales, sociales como educativas. Entender que sus hijos no tienen que ser perfectos, ni obligarlos a probar nada, solo enseñarles y orientarlos a descubrir sus propios talentos.  

¿Qué no debe decirle?

  • Eres superdotado o tienes altas capacidades. Esto podría interpretarse como una etiqueta, no lo va a entender.  
  • Tienes un CI de 130. Su hijo no es un número, el CI es una valoración, pero no significa que su hijo se tenga sentir orgulloso por tener un número.
  • No se debe dar a entender que se trata de un rasgo fijo e inmutable. Es necesario hacer ver que tiene responsabilidades por tener un regalo o un don y que deberá formar disciplina y trabajar como los demás.
  • No decirle que es más inteligente o que tendrá que ser un genio, un científico. Al niño con altas capacidades no se le puede encasillar, ni forzar a que se incline por una determinada área.

Recursos

Si ha decidido decirle a su hijo que tiene altas capacidades, aquí dejo estos recursos de apoyo:

Cuento: Todos somos diferentes

Un cuento infantil que habla del respeto a los demás. Una historia para enseñar a los niños el valor de la diversidad. Ir al cuento.

Película: La pequeña Miss Sunshine

El tema de esta película es ideal para trabajar la autoestima con los más pequeños. En este viaje al significado de la entidad familiar, este momento único de celebración de la vida, se nos muestra la autoestima centrada en el aspecto físico.

El extraordinario viaje de TS Spivet

La historia comienza con una aventura lejos de casa. El talento de su protagonista lo lleva a ser reconocido por su faceta como inventor, motivo por el cual pretenden otorgarle un prestigioso premio. Enseña a los niños y adolescente que la autoestima que procede de perseguir tus sueños.


Referencias:

Yo soy superdotado – El Mundo del Superdotado. (2018). Retrieved 19 December 2020, from https://www.elmundodelsuperdotado.com/yo-soy-superdotado/

Altas Capacidades El Salvador
Evelyn Campos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.