Uno de los errores que suelen darse con mayor frecuencia es creer que se conocen a los estudiantes con altas capacidades. Generalmente se piensa que son niños y niñas que no tienen ningún problema y que su éxito es evidente.

Aunque algunos niños y niñas con altas capacidades pueden tener un buen ajuste entre sus capacidades cognitivas, sociales y emocionales. Otros tienen un desajuste entre su intelecto y las otras facetas de la personalidad. Esto se debe a que su madurez mental es más avanzada provocando que su desarrollo emocional y social sea diferente (desarrollo asíncrono o disincronía).

Cuando un niño presenta dificultades en el aula la mayoría tratan de relacionarlo a problemas de aprendizaje, de estructura o conductuales, casi nunca se relaciona a que podrían ser señales de un potencial avanzado.

Algunos comportamientos son:

  • Parecen molestos o aburridos con la escuela.
  • Apenas hacen la tarea o estudian para los exámenes.
  • Pueden ser demasiado sensibles o tensos.
  • Podrían tener problemas para adaptarse a otros niños.
  • Aunque pueden escribir, generalmente no les gusta tomar apuntes.
  • Intolerantes a la frustración.
  • Corrigen a los docentes o se adelantan a sus explicaciones.

Los niños con altas capacidades tienen una excesiva sensibilidad emocional que les hace más inestables, produciendo una falta de control de impulsos, intolerancia a la frustración o rebeldía. Son susceptibles a lo que pasa en su entorno, a las injusticias y eso, les lleva en algunas ocasiones, a ser muy críticos con las normas establecidas.

Muchos de los problemas conductuales de los niños con altas capacidades en la institución educativa se debe al desajuste entre sus necesidades educativas y lo que se le enseña. Esto produce aburrimiento, frustración y desmotivación provocando un deseo por parte del niño de llamar la atención.

Cuando se sienten incomprendidos; algunos lo manifiestan con agresividad, rebeldía y negatividad a seguir las reglas establecidas, dan muestras de violencia verbal y física o por el contrario con pasividad; el niño intenta abstraerse del mundo exterior y se crea un mundo de fantasía sin contacto social. Se muestra reacio a comunicarse con la gente y no se defiende si recibe insultos o le pegan. Todas estas manifestaciones son una actitud crítica hacia el sistema educativo o el profesorado que podría traducirse a la expresión: “No estoy aprendiendo”.

Padres, docentes, pediatras y psicólogos es necesario que estén lo suficientemente informados para ser capaces de detectar cuando un niño puede tener Alta Capacidad en lugar de dar diagnósticos erróneos llegando incluso a sugerir y prescribir medicación.

“Estos niños y niñas tienen un gran potencial. No los disfracemos de problemas; necesitan ayuda”


Referencia: Despierta, P. (2017). Problemas de conducta en las altas capacidades – Programa DespiertaPrograma Despierta. Retrieved 11 September 2019, from http://programadespierta.es/problemas-de-conducta-en-las-altas-capacidades/

Altas Capacidades El Salvador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.