6 razones para estimular a tu bebé

Por Licda. Francy Lorena Dimas Garcia.

Cuando nacen los bebés los vemos tan pequeños e indefensos que no imaginamos que su desarrollo en estas etapas sea de gran importancia. El primer año de vida es un periodo en el que se debe prestar una especial atención. En esta etapa los bebés necesitan desarrollar su cerebro y sus futuras habilidades a través del contacto con sus padres. Si reciben el amor y los estímulos adecuados desde su nacimiento; su cerebro podrá ir adquiriendo las capacidades que le permitan crecer y madurar.

Programa de estimulación temprana

La estimulación temprana consiste en realizar actividades de contacto o juego con el objetivo de apoyar al adecuado funcionamiento y desarrollo del cerebro. Mejorar y potenciar la capacidad de adaptación al medio, a su cuerpo y al aprendizaje. El desarrollo motriz, cognitivo y del lenguaje dependerán de la atención y dedicación que se le ofrezca al momento de interactuar. Los niños y niñas tendrán mayor habilidad con su cuerpo permitiéndole caminar, saltar y correr con mayor rapidez.


Hay muchas razones para estimular a un bebé, algunas son:

1. Porque el cerebro de un bebé es como una esponjita

Esta frase es muy conocida y efectivamente el cerebro del bebé tiene millones de conexiones que pueden ser estimuladas; durante su proceso de maduración son más receptivas y permiten con mayor facilidad el aprendizaje temprano.

2. La estimulación permite al bebé desarrollarse hasta el máximo de sus capacidades

El potencial se da por la conexión de dos grandes hemisferios cerebrales: el derecho es nuestro hemisferio holístico es la sede de la imaginación, de la creatividad, de la metafísica. El izquierdo es el misterio de la lógica, la matemática y el lenguaje. Para el hemisferio izquierdo lo que se ve existe lo demás no le interesa. La estimulación temprana busca un equilibrio para desarrollar el potencial de los bebés al máximo de sus capacidades sin forzarlo y respetando su propio ritmo de aprendizaje.

3. Es un apoyo de preparación para la vida

Si realmente queremos preparar a nuestros hijos para ese gran test de inteligencia que es el de la vida; la estimulación temprana se vuelve una aleada perfecta para que ambos hemisferios trabajen de forma armónica y sincronizada con sus emocione. Además, el niño se vuelve un ser más adaptable a su entorno.

4. Aumenta su inteligencia

De acuerdo con las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) la estimulación temprana ayuda a fortalecer el cuerpo, a desarrollar las emociones y por consiguiente al desarrollo de la inteligencia. Las áreas para el desarrollo las inteligencias son:

  • Motor grueso: implica la coordinación de los movimientos del cuerpo, piernas y brazos.
  • Motor fino: implica movimientos finos y precisos de las manos y dedos.
  • Lenguaje: refuerza la capacidad de comunicarse y hablar.
  • Socio- afectivo: es la capacidad de relacionarse con los demás; expresar sentimientos y emociones.

5. Detecta un potencial avanzado o/y posibles problemas en su desarrollo.

Con la estimulación temprana es fácil detectar el potencial de los bebés y prevenir los posibles problemas relacionado con su desarrollo. Al estimular el desarrollo intelectual el niño o niña desarrolla la autonomía que lo ayuda a enfrentar situaciones en las que tiene que usar sus propias capacidades y es aquí donde podemos intervenir de mejor manera ante una dificultad de aprendizaje.

6. Genera un vínculo afectivo y de amor con los padres 

El acercamiento de los padres a través de la estimulación temprana ayuda al niño a tener un crecimiento y un vínculo afectivo más armónico al establecer una relación más cercana con sus padres. Es en esta etapa donde necesita no solo de cuidados, sino también del amor y la orientación que le permita entender el nuevo entorno que se le presenta fuera del vientre de mamá. Ella será, desde luego, su mayor apoyo.

Cada vez que un padre o una madre se dirige a su hijo pequeño, éste recibe un estímulo y reacciona. Se forman conexiones cerebrales

Dra. Pia Rebello Britto, neuróloga, asesora superior de UNICEF para la primera infancia

Aunque los recién nacidos no sean capaces de expresar los cuidados que necesitan; es nuestro propio instinto que nos indica que debemos cuidarlos, alimentarlos y protegerlos de todo peligro. Así que puede iniciar la estimulación temprana con los primeros 15 días de nacido en este tiempo su bebé se habrá adaptado a su nuevo entorno de crecimiento y por lo tanto será maravilloso iniciar una nueva aventura con la estimulación temprana.

El programa Genius Baby enseña a los padres a cómo desarrollar las capacidades de los niños y niñas a través de su programa de estimulación temprana que tiene el objetivo de ayudar al crecimiento y desarrollo del cerebro para lograr una mejor adaptación física y social.

Sobre la autora:

Licda. Francys Dimas es especialista en estimulación temprana y preparación preescolar en Geniusbaby Center. Licda. en Ciencias de la Educación con especialidad en Educación Parvularia. Miembro de Fundación Altas Capacidades El Salvador en proyecto de investigación y desarrollo de las capacidades de niños y niñas a través de la estimulación temprana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.